Internet es el medio de comunicación más poderoso  jamás creado. Quizá el mejor invento de nuestro tiempo, dada su enorme utilidad. Su impacto en la humanidad está fuera de toda duda. Ha cambiado nuestras vidas. Se ha convertido en una autopista de información que ha simplificado nuestras vidas.

Aunque la utilidad de la red cibernética es diversa, una de las parcelas clave es la que ocupan las páginas web. Es el expositor de contenido al resto de millones de usuarios que navegan a diario por internet.

Las webs pueden ser de muchos tipos. Las hay orientadas a infinidad de temáticas, como la venta de productos, la información, o el entretenimiento. Y por supuesto existen los blogs personales, donde cualquiera puede plantear sus inquietudes y mostrar todo aquello que desee. Por eso hoy te vamos a dar diez consejos que pueden venirte bien si deseas abrir tu primera ventanita en el ciberespacio.

webs01

 

1º Piensa en lo que vas a ofrecer

Debes tener claro qué tipo de sitio vas a crear. Puedes hacer una web multitemática, o centrarte en un asunto concreto, pero es muy importante que sea algo que te agrade, tanto si decides hacer negocio con tu web, o prefieres publicar de manera desinteresada. Aunque parezca mentira, es un error muy común. Hay mucha gente que inicia un sitio con la intención de monetizarlo y luego se da cuenta de que le viene grande. A no ser que contrates redactores, si la temática no te agrada, el fracaso está casi asegurado.

 

2º Examina la competencia

Si creas una web es porque esperas que alguien la visite. Y si buscas visitas, te interesará saber qué grado de dificultad tendrás para conseguirlas. Esto generalmente se determina por la competencia que tengas. Hay temáticas muy saturadas en las que será muy difícil abrirse hueco. Pero ojo, no hay nada imposible.

 

3º Escoge el medio que vas a usar

Una vez tengas clara la idea, vas a tener que escoger la plataforma que va a sostener tu web. Puedes optar por fórmulas gratuitas como Blogger o WordPress, o bien pagar un servidor y un dominio de pago. Dependiendo del tipo de sitio que vayas a crear, te resultará más interesante una u otra opción. Las plataformas gratuitas tienen la ventaja de ser fáciles de manejar. Sin embargo, un hospedaje de pago te asegura mucha más flexibilidad.  Puedes escoger algún gestor de contenido, como WordPress, Joomla o Drupal, o bien recurrir a una programación a medida. Hay muchos proveedores de internet con precios bastante asequibles, tanto en servidores compartidos, como alojamientos vps o dedicados. Todo depende de las prestaciones que busques, en cuanto a velocidad, espacio de almacenamiento, memoria, visitas soportadas, etc… Además podrás buscar factores a tu medida, como por ejemplo la geolocalización.

webs02

 

4º Busca un diseño adecuado

Tanto si te has decantado por un hospedaje gratuito o uno de pago, tendrás que elegir un buen diseño que atraiga a tus visitantes. A nadie le gusta entrar en una web mal estructurada, recargada, pesada o con aspecto descuidado. Vuelves a encontrarte ante la disyuntiva de elegir la vía gratuita o la de pago. Existen miles de plantillas prediseñadas para los diferentes gestores de contenido, si bien lo ideal es que tu sitio se diferencie de los demás con un toque propio. Desde luego si la web es para un negocio, esto es primordial. También es importante que compruebes que tu web es accesible desde los navegadores más utilizados, teniendo en cuenta lo que a día de hoy han crecido las visitas desde dispositivos móviles.

 

5º Recurre a profesionales si es necesario

Tanto para el diseño como el desarrollo de la web, puede que necesites buscar una empresa o freelancer que haga cosas por ti. Hay gente sorprendentemente cualificada ofreciendo sus servicios en muchos rincones de la red. Busca y compara precios. Indaga en los portfolios de empresas y  freelancers para saber con quién estás tratando, y asegúrate de que tras el acuerdo te ofrezcan un buen soporte.

 

6º Se constante, no abandones, dale tiempo

Llegar al éxito con una web es algo que lleva su tiempo. Seguramente tengas que esperar varios meses para ver resultados, pero si te dedicas con constancia y lo que ofreces es interesante tienes muchas papeletas para triunfar.  Trata de actualizar tu sitio con nuevos contenidos. Cuanto más a menudo lo hagas, mejor, pero ten en cuenta que lo verdaderamente importante es que el contenido sea bueno.

 

7º SEO: Pónselo fácil a los buscadores

SEO significa Search Engine Optimization, (en español, optimización para buscadores). Los buscadores son una herramienta clave para conseguir visitas. Si tu web no es visible para ellos, no lo será para la gente que busca lo que tú ofreces. Una web amigable para los buscadores es aquella que es lo más liviana posible, está bien estructurada y no contiene errores de programación. Sitios libres de cualquier amenaza de seguridad para los visitantes, limpios y optimizados. Si no tienes demasiados conocimientos sobre esto, puedes buscar la ayuda de alguien que te ayude con estas tareas. Hay foros de ayuda en los que encontrarás mucha información al respecto, y gente que ofrece sus servicios cobrando, aunque si te decides a contratar un servicio de este tipo, ha de ser con alguien confiable, o si no tu sitio podría verse penalizado. Y por cierto! No olvides que una de las formas más fructíferas de ponérselo fácil a los buscadores es obteniendo enlaces a tu sitio. Pero de forma natural, y con mucho control.

webs03

 

8º Promociona tu sitio en redes sociales

Las redes sociales te pueden ayudar de una manera increíble a promocionar tu web. Las 3 más conocidas son Facebook, Twitter y Google Plus. En ellas puedes llegar a un público mucho mayor. Si alguien menciona tu sitio, o le da un “Me gusta”,  lo transmitirá a sus amigos o seguidores. Así que no dejes de lado esta potente manera de encontrar público. Pero no caigas nunca en el SPAM.

Adecua tu sitio para que tus visitantes puedan interactuar en él a través de las redes sociales. Dependiendo de la plataforma que uses habrá diferentes plugins o extensiones para lograrlo. SI usas programación a medida, no te será demasiado difícil encontrar algún tutorial para implementar estas características en tu sitio.

 

9º Invierte en tu sitio

Si puedes, sería ideal que invirtieses en tu sitio. Sobre todo si te da alguna ganancia. Invierte para lograr más. Y de qué manera puedes invertir? Pues sobre todo en publicitarte. Puedes usar sistemas como Adwords, o recurrir a otros métodos menos ortodoxos pero también efectivos como puede ser la compra-venta de espacios en otras webs. Con cautela, porque Google castiga severamente cualquier actuación que vaya en contra de sus políticas. No hagas nada que te pueda perjudicar. Es momento de recordar el sexto consejo: dale tiempo a que crezca.

También puedes invertir en mejoras a nivel de servidor, o incluso en la contratación de redactores que simplifiquen tu trabajo.

 

10º Monitoriza tu web

Todo webmaster debe monitorizar su web con algún servicio que ofrezca estadísticas sobre  las visitas y el comportamiento de las mismas en el sitio. El sistema más famoso es el Analytics de Google. En él podrás comprobar cómo y cuándo recibes visitas, su procedencia y su forma de interactuar con tu web. Puedes medir el tiempo que pasan en el sitio, saber qué resolución usan, de qué país provienen, etc… Sin duda, un aspecto que no debes descuidar.

webs04