Vamos a hablar sobre París, también conocida como la Ciudad de la Luz, o incluso la Ciudad del Amor. Consejos sobre una de las ciudades más fascinantes del mundo.

vista-paris

 

Poca introducción necesita París. Una ciudad que conoce todo el mundo y que deberías visitar si es que nunca lo has hecho. Es la capital de Francia y conforma el tercer núcleo urbano más poblado de Europa tras Moscú y Londres. Por la cantidad de alternativas que ofrece, se convierte en un destino ideal para todo tipo de viajeros, sea cual sea su edad, estatus, o gustos. Se trata en definitiva de un destino que te cautivará en cuanto lo descubras. Pero no tratamos de hacer una guía de viaje a París, porque encontrarás decenas de ellas, muy completas, variadas y actualizadas. Simplemente tratamos de ofrecerte diez consejos que, en resumen, te pueden ser de gran utilidad si vas a visitar París.

 

1º Planifica el itinerario

Siempre que hagas un viaje de placer, deberías preparar de antemano un itinerario básico. Especialmente si dispones de poco tiempo. Y con mucho más motivo si se trata con una ciudad como París, en la que hay tantas cosas que ver. Marca las más importantes. Aquellas que ya sabes con antelación que vas a ver con total seguridad. Es normal que después de llegar a París descubras nuevas cosas que te llamen la atención y no conocieras de antemano. Pero el hecho de tener un itinerario básico marcado te ayudará a ahorrar dinero y tiempo, que podrás utilizar precisamente en visitar esos rincones con encanto que a lo mejor no salen en todas las guías, pero bien merecen un vistazo.

 

2º Estudia los transportes

París es una ciudad gigantesca. Para desplazarte por ella deberás usar el transporte público. Pero no te preocupes. París es una ciudad que está muy bien comunicada, y el metro, normalmente, funciona a las mil maravillas. Te vendrá bien revisar la página web de los transportes de París. También aquí puedes descargar el plano del metro de Paris, y consultar el funcionamiento de todos los medios de transporte de la capital gala. En principio, lo que más se usa es el RER, que es el tren de cercanías de París. Lo puedes coger desde el propio aeropuerto Charles de Gaulle. También allí puedes comprar bonos que te permitirán ahorrar dinero, como la tarjeta Paris Visite. Comprueba las zonas que tienes pensado visitar y calcula si te sale rentable, pero si tu estancia va a ser de varios días lo más seguro es que acabes ahorrando una buena cantidad con estos bonos de descuento. Antes existía otra alternativa, la Carte Orange, que quizá salía más económica que la Paris Visite (dependiendo siempre de las zonas a las que uno tiene pensado ir), pero como decíamos, ya no existe.

Aparte del metro y el RER, también te puede interesar conocer el funcionamiento de los buses urbanos y el Noctilien, que es el bus nocturno de París. Estos también entran dentro de la tarjeta Paris Visite.

 

metro-paris

 

3º Conoce los sitios más relevantes

Seguro que ya conoces muchos monumentos y zonas famosas de París, aunque sea por verlas en fotos o por la televisión. Si te gusta el arte y la arquitectura podrás disfrutar de un buen número de museos que te dejarán con la boca abierta, aunque sobre todos ellos destaca el Louvre, donde la reina sin ningún tipo de dudas es la Gioconda de Leonardo Da Vinci.

Los Campos Elíseos, con el Arco del Triunfo, Montmartre, el Barrio Latino o Notre Dame son otros de esos lugares clásicos que no puedes dejar de visitar. Y qué decir del Sena. El río que divide París y por el cual transitan embarcaciones que pasean a los turistas y que algunas son auténticos restaurantes flotantes. Y si tienes tiempo, no dudes en visitar alrededores como Versalles.

También debes saber que París es una ciudad bastante segura. Los lugares más conflictivos se encuentran en la periferia, pero aun así debes tomar siempre las típicas precauciones con los carteristas. No llevar nada de valor a la vista, no transitar zonas sin gente por la noche, etc. Un turista llama siempre la atención y suele ser un blanco fácil para los amigos de lo ajeno.

 

4º Torre Eiffel, visita obligada

Capítulo aparte merece la Torre Eiffel, símbolo de la ciudad construida por Gustave Eiffel entre 1887 y 1889 en un extremo del Campo de Marte. Durante más de 40 años fue la edificación más alta del planeta gracias a sus 330 metros de altura. Puedes subir a sus tres alturas en ascensor, aunque si lo prefieres puedes subir a pie los dos primeros pisos. Desde la Torre Eiffel podrás disfrutar de privilegiadas vistas, así como curiosear por las tiendas de recuerdos o los famosos restaurantes como el  Altitude 95 o  Le Jules-Verne, premiado con la prestigiosa Estrella Michelín, sito en la segunda planta, y que cuenta con una capacidad de 95 comensales.

Si quieres obtener otro ángulo de las vistas de París deberías visitar el Montparnasse. Es un rascacielos moderno que verás desde la propia Torre Eiffel. Tiene 59 pisos culminados con una terraza con vistas en 360 grados simplemente espectaculares. Además el ascensor de este edificio es el más rápido de Europa.

 

5º La ciudad del amor

París siempre ha sido un destino con cierto encanto para los enamorados. Es un sitio ideal para pasar una Luna de Miel o para una escapada romántica. Si cuentas con recursos suficientes, no hay nada mejor que una cena en la Torre Eiffel o navegando por el Sena. Hay paquetes turísticos que ya incluyen estas opciones, aunque el precio medio en estos dos sitios suele estar entre 65 y 85 euros por persona, sin contar el vino claro…

 

6º Disneyland: diversión y fantasía

París también es una ciudad ideal para viajar con niños. Disneyland Paris es uno de los principales atractivos turísticos, ya no sólo de Francia, sino de toda Europa. Y lo mejor es que no sólo está pensado para los más pequeños. Los adultos también se lo pasan en grande! Atracciones, espectáculos y restaurantes en un mundo de fantasía en el cual también hay la posibilidad de alojarse. Visita la página oficial de Disneyland Paris para consultar las tarifas y las actividades disponibles.

 

disneyland-paris

 

7º Planifica el alojamiento

Las posibilidades de alojamiento en Paris son muy diversas. Ya hemos hablado del Resort Disneyland Paris, pero existen muchas otras alternativas a la medida de cada uno, tanto en la ciudad como en los alrededores. Al tratarse de una urbe tan grande, podría resultarte más cómodo mirar un hotel que esté cerca de los sitios más turísticos. OK, suelen ser los más caros. Pero si buscas bien podrás encontrar hoteles baratos y bien acondicionados relativamente céntricos. Si no son fechas de demasiada concentración de turistas, lo tendrás más fácil todavía. Lo más importante es que sean zonas bien comunicadas. Opera, Barrio Latino, Republique, Gare de Lyon, Bastille y Nation son muy buenas zonas. Hay otras como Gare du Nord que a pesar de no ser las más solicitadas también están muy bien comunicadas. Si vas a salir de noche, la zona que te recomendamos es el Barrio Latino.

 

8º Ten en cuenta el clima de Paris

El clima de Paris es de tipo continental. Es decir, el clima de Paris se caracteriza por contar con inviernos fríos y veranos calurosos pero sin llegar a temperaturas extremas por ninguno de los dos lados. La lluvia suele hacer acto de presencia cuando menos te lo esperas. De hecho es agosto el mes que registra el pico de lluvias más alto en la capital francesa y marzo el mes más seco. De cualquier modo, aunque viajes en verano, nunca debes olvidar llevarte un chubasquero y una chaqueta por si el tiempo refresca.

 

9º De compras y de restaurantes

España, Francia e Italia forman un triángulo perfecto en cuanto a gastronomía se refiere. Lo que nos ocupa ahora es la francesa, en concreto la parisina. Por lo general se come bastante bien en París. Si lo que quieres es no gastar demasiado, lo más recomendable es comer en el Barrio Latino, donde hay pizzerías y restaurantes de todo tipo a precios asequibles para la mayoría de los bolsillos. Para los más ahorradores también existe la alternativa de las cadenas de comida rápida. Hay una especialmente recomendable: Bistro Romain. Hay montones por todo París. En cambio hay zonas en las que la restauración sube considerablemente de precio, pero en general no difiere mucho de los precios que hay en España. Hay que tener especial cuidado con tomarse el típico café o refresco en una zona turística, porque ahí es donde por lo general se suben a la parra con los precios. Tampoco te extrañes si en muchos sitios la gente pide agua del grifo. Es un agua de buena calidad, que allí se bebe de forma habitual.

Tampoco dejes de probar la repostería francesa. Si es famosa es por algo. Recuérdalo.

Si sales de compras verás que los precios no difieren mucho con los de España (lástima que los sueldos no estén equiparados). De todas formas debes tener en cuenta que hay zonas exclusivas donde los precios se desorbitan. Por ejemplo, la zona de los Campos Elíseos. Cuida tu bolsillo y evita comprar justo en las zonas más representativas o glamurosas porque, como la lógica indica, son las que tienen precios más altos.

 

arco-triunfo-paris

 

10º París nocturno

Como última recomendación, no olvides consultar en tu agencia de viajes por bonos y visitas guiadas que te ayudarán a contener los gastos. Además si viajas en grupo deberías disfrutar de la noche parisina. Un paseo nocturno por el Sena, o ver la Torre Eiffel iluminada por la noche resulta impactante.